El recientemente publicado Programa de Investigación de CGIAR sobre el Trigo 2018, informe anual, destaca los logros conjuntos que hacen una contribución invaluable a la seguridad alimentaria mundial, especialmente para los 2.500 millones de personas que dependen del trigo para su subsistencia.

El informe describe el trabajo con socios nacionales y mundiales que utilizan tecnología de punta para medir rasgos y desempeño para un desarrollo más rápido de variedades de alto rendimiento, calor y sequía; Diagnóstico rápido de enfermedades en predios de agricultores, apoyando la igualdad de género en las innovaciones agrícolas y mucho más.

Con sus socios nacionales, se destaca que en 2018 se lograron 48 nuevas variedades de trigo para los agricultores y desarrolló 11 innovaciones relacionadas con las prácticas para el manejo de predios.