En 75 por ciento cifró el Centro de Predicciones Climáticas (CPC) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) las probabilidades de que vaya a presentarse el fenómeno de ‘La Niña’, en su reporte dado a conocer el día de ayer.

La probabilidad ha venido creciendo durante lo corrido del año, al iniciarse en neutralidad completa, la que ha venido cambiando al paso de los meses y creciendo y. al parecer, desde este mes hasta octubre se desarrollaría por completo para que comience a afectar directamente para finales de año.

En general, los países afectados por el fenómeno climático son los del continente americano con costas en el océano Pacífico. Para Colombia, en particular, ‘la Niña’ trae precipitaciones desmesuradas y alta humedad y merma en las temperaturas, lo que tiene implicaciones directas en la abundante oferta de agua para el sistema hidroeléctrico.

Según el reporte de la Noaa, los factores que inciden en la formación del fenómeno dieron indicadores negativos: la temperatura superficial del mar, así como los vientos en los niveles bajos y altos del océano, lo que les permite a los especialistas incrementar el indicador de posible presencia del fenómeno.

Por lo anterior, con una ‘Niña’ por venir, la oferta de agua será tan excesiva, que causaría inundaciones en los cursos medios y bajos de los ríos, afectando a las poblaciones ribereñas, así como graves problemas de presencia de hongos en todo tipo de cultivos (comerciales, industriales y de pancoger).

En las cuentas del Departamento Nacional de Planeación, reportadas en el evento ‘Finanzas del Clima, realizado en 2018, se indicó que el Fenómeno de ‘La Niña’, presentado en los años 2010 y 2011 le ocasionó daños al país por el equivalente a 2% del PIB, mientras que ‘El Niño’ de 2015 y 2016 impactó en 0,5% del PIB.

Esto quiere decir que cualquiera de los fenómenos climáticos que se presenten afectan directamente a la economía del país.

En cuanto a inundaciones, el documento ‘Valoración de daños y pérdidas, Ola invernal 2010-2011’, del BID y la Cepal, indicó que en Colombia se inundaron 3,5 millones de hectáreas, de las cuales 693.000 fueron pastos de ganadería, 416.000 hectáreas de áreas agrícolas, 46.000 de cultivos transitorios y 10.000 hectáreas de cultivos permanentes.

Vale la pena destacar que la Noaa hace investigaciones sobre los fenómenos de ‘El Niño’ y ‘La Niña’ desde hace más de 70 años cuando comenzó a estudiarse, en detalle, este fenómeno climatológico. Hoy, todos los reportes sobre el tema se elaboran con la información reportada por la llamada Red-TAO, un sistema de 70 boyas climatológicas, ubicadas a lo largo de la zona ecuatorial del océano Pacífico desde las costas suramericanas hasta Indonesia.

Documentos de interés:
Reporte de la Noaa: https://tinyurl.com/yye2kurz